jueves, 2 de febrero de 2012

El gigante suramericano y las islas del Caribe


  
Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

La primera visita oficial de la presidenta brasileña Dilma Rousseff a Cuba, entre el 30 de enero y el 1 de febrero de 2012, ocurre en una coyuntura política especial para ambos países. El 28 de enero, comenzaba la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, donde más de 800 delegados discutieron sobre el trabajo de la organización, y en vísperas de su viaje, Rousseff, había concedido un visado de turista a la bloguera Yoani Sánchez para viajar a Brasil.  

Durante la reunión oficial celebrada en el Palacio de la Revolución de La Habana, los mandatarios, cubano, Raúl Castro, y brasileña, Dilma Rousseff, destacaron la puesta en marcha de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), para enfrentar las carencias y retos de los países de la región. 


Este encuentro propició la firma de importantes instrumentos jurídicos entre ambos países. Se rubricaron acuerdos sobre el transporte aéreo, un memorándum de entendimiento entre el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de la isla y el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, así como una Declaración conjunta del Ministerio de Salud Pública cubano y del Ministerio de Salud brasileño, sobre desarrollo tecnológico e innovación en salud. Asimismo, se suscribieron nueve acuerdos complementarios, al convenio de cooperación científica, técnica y tecnológica entre ambas naciones.

Dentro del programa de estancia en la mayor de las Antillas, la jefa de Estado de Brasil, rindió tributo al Héroe Nacional Cubano al depositar una ofrenda floral, en el Memorial José Martí. Sostuvo un encuentro con el líder de la Revolución Fidel Castro, quien le obsequió su libro de memorias, consistente en dos tomos escritos por la periodista cubana Katiuska Blanco, de una biografía de él, que tratan sobre su fase guerrillera, y también, la mandataria visitó las inversiones brasileñas en el puerto de Mariel.

La visita de Rousseff a Cuba, refuerza el estado de las relaciones bilaterales, los lazos de amistad que unen a ambos países, y en particular, el avance de las relaciones económicas y comerciales, como expresión de la voluntad política de los dos gobiernos, aunque no se abordaron temas relacionados con los derechos humanos.

Dilma Rousseff —con 65 años y economista de profesión— fue electa presidenta de Brasil en 2010, con el respaldo de su antecesor Luis Inacio Lula Da Silva. La economía de su país, podría expanderse más rápido durante el 2012, según las opiniones del titular del Banco Central de Brasil, Alexandre Antonio Tombini. ¿Cuál será entonces la estrategia a seguir por el gigante suramericano? ¿Qué consecuencias traerá este crecimiento económico, para los pueblos latinoamericanos y del Caribe?

Las noticias continúan. Luego de despedirse del pueblo de Cuba, la mandataria Rousseff llegó el miércoles 1 de febrero a Haití, por invitación de su homólogo Michel Marthelly.

No hay comentarios:

Publicar un comentario