martes, 12 de junio de 2012

Raudelis Martínez: No hago noticieros para concurso


(Lisandra Zorrilla, Dariela Gámez y Raudelis Martínez)


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

Lo conocí en una de las grabaciones del programa Generación. En aquella época era un muchacho humilde, carente de prendas u objetos que saltan a la vista, pero le sobraba talento y valores humanos. ¡Su voz era su talismán y lo sigue siendo! A fuerza de preparación y voluntad, Raudelis Martínez ha logrado hoy, un espacio en programas estelares de las emisoras, municipal Radio Mambí y provincial Radio Revolución en Santiago de Cuba. Ostenta el Premio en Locución, otorgado por el jurado de la séptima edición del Concurso Nacional de Noticieros Estelares de la Radio Cubana. Hacía tiempo le debía este entrevista. Las palabras le salieron a borbotones por la boca.

¿Cuán difícil te ha resultado ganar este Premio?

Todo fue una sorpresa y aún no creo que lo merezca. Siempre he escuchado que los noticieros estelares lo realizan en cada emisora del país, los locutores más experimentados, es decir, las personas que son consideradas instituciones delante de los micrófonos. Y por eso, no salgo del asombro, porque muchos locutores con oficio pudieron haberlo ganado.

¿Cuánto crees que este Premio te exige para que seas un mejor locutor?

No creo que ser un joven locutor y además premiado, me hace mejor que nadie; ceo que es una responsabilidad superior, porque las personas comienzan a exigirte más y a escucharte con más detenimiento. Ante todo es un compromiso con mi competidor más fuerte que soy yo mismo, y no tanto con los demás. Nunca he trabajado para alcanzar un premio, ni creo que hago noticieros para concurso. A mí me encanta la labor que realizo y lo que más disfruto es el género informativo.

¿Cómo aprendiste a ser un locutor informativo? ¿Cuál es tu locutor de noticias preferido?

No me parece que haya tenido exactamente un profesor. Yo empecé a hacer el noticiero Saeta de Radio Mambí y nadie me dijo cuál era el tono de presentación, como se leía una noticia, un reportaje, una crónica u otro género informativo. He aprendido sobre la marcha, escuchando a los locutores que tienen más experiencia que yo. Aunque admiro por ejemplo, el estilo informativo de dos profesionales. En radio, mi compañera de todos los días Dayamí Milién y en televisión, me gusta mucho Floirán Arencibia; su forma de comentar la noticia es cómoda y natural, a pesar del nivel de proximidad que exista.

¿En tu corta carrera como locutor de noticias: cuáles han sido las peores y mejores noticias, de acuerdo con el contenido, que has dicho frente a un micrófono?

Bueno, me obligas a buscar en la mente porque ya son varios años. Las peores noticias a mi modo de ver son los fallecimientos. Recuerdo por ejemplo, la muerte de Juan Almeida Bosque, porque fue un hombre muy querido por todos los santiagueros. Y también me ocurrió lo mismo con la trovadora Sara González. Y en relación con la mejor noticia… (Ríe) no la dije yo, porque se la dieron a otra persona y fue la relacionada con el premio. Me enteré de este premio haciendo el noticiero Saeta y fue la locutora Berenilse quien lo dijo al aire y luego me dio un beso.

¿Qué le sugerirías a los jóvenes que como tú, empezaron sin un curso de locución, y sortean aparentes obstáculos como el color de la piel?

Todo lo que deseen se puede logar. Si aman la locución y tienen aptitud para ello, me parece que se puede lograr. Hacer carrera como locutor es de mucho esfuerzo, pero te brinda sobradas satisfacciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada