martes, 7 de agosto de 2012

Encuadres periodísticos en Facebook


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

Las herramientas de la Web 2.0 puestas al servicio de la comunicación y el periodismo, han re-evolucionado la profesión, al punto que hoy día los periódicos y empresas enmarcan su realidad y definen sus estrategias de marketing a largo plazo, a través de la socialización de contenidos en las redes sociales. El hecho de crear un perfil institucional en Facebook y mantenerlo actualizado, responde a una serie de estrategias publicitarias:

  •   un target y objetivos bien definidos.
  •  a necesidad de acercarse a las personas y aportarles valores políticos, culturales y simbólicos, a través de un lenguaje familiar en detrimento de la oficialidad y la lejanía de uno a muchos.
  • atender las solicitudes y viabilizar cualesquiera de las dudas, en relación con los contenidos compartidos y las promesas de beneficio.
  • utilizar las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin, MySpace, YouTube) como otra forma de venta y entender las especificidades de cada una de ellas.
  • el uso de un equipo multidisciplinario que estudie el desarrollo de las redes sociales para redefinir las estrategias de ventas.

Cuando los mass media comparten un post de sus principales titulares en los social media, están acercando el hecho noticioso a las diversas comunidades que utilizan los mismos canales de publicación de contenidos. La nota publicada por la página Clases de Periodismo Los social media son tan importantes como los buscadores, nos acerca en materia de estadísticas a los niveles de preferencia para informarse por las redes sociales.

Sin embargo, cuando nos referimos a los usuarios de Facebook, tenemos que hablar de otro tipo de público. En su libro We the Media, el periodista Dan Gillmor (2004) destacó que:

 “en los pasados 150 años hemos tenido dos diferentes medios de comunicación: uno a muchos (libros, diarios, radios y televisión) y uno a uno (cartas, telégrafo y teléfono). La Internet por primera vez nos permite comunicaciones de muchos a muchos y de pocos a pocos. Esto tiene amplias implicaciones para la audiencia tradicional y para los productores de noticias, porque las diferencias entre ambos no son fáciles de distinguir. Que esto pudiera ocurrir en los medios no es sorpresa, dada la naturaleza relativamente abierta de las herramientas que pueden ser utilizadas de maneras que sus diseñadores no pudieron anticipar. En los medios siempre ha sido así: cada nuevo medio ha sorprendido a sus inventores de una manera u otra”.

Facebook por su parte, desestima las identidades reales de sus usuarios, ya que la propia red social se encarga de crear identidades teniendo en cuenta la información que publican cada una de las personas en sus muros y hasta es posible cuestionarse la veracidad de las mismas. En consecuencia, es común que encontremos de todo: muros informativos, sensacionalistas, filantrópicos, naturalistas, culturales, políticos, gays, lesbianas, y todo género de grupos y comunidades que se insertan dentro de la aldea global que aventuró el filósofo canadiense Marshall Mcluhan. El hecho de desconocer las identidades reales de las personas con quienes compartimos los contenidos, nos obliga a encuadrar la realidad atendiendo a diversos puntos de vista, que subyacen en elementos retóricos, estilísticos, discursivos y semióticos para saber qué decir y sobre todo, cómo decirlo.

Aplicada a la red social Facebook, la Teoría del Frame (Encuadre) parte del principio que los periodistas y los medios de comunicación no cuentan en sus informaciones la realidad como tal, sino que la organizan y transforman en productos informativos listos para ser consumidos por las personas. En este proceso de mediación, determinado por la percepción subjetiva del periodista y los intereses del medio, el relato informativo se traslada al receptor bajo una determinada perspectiva o encuadre.

Analicemos la estructura textual de la ventana Inicio de un usuario cualquiera en Facebook.


El home page de Inicio está dividido en 3 columnas. Una principal en el medio donde se destacan las publicaciones de los contenidos de cada una de las personas que son amigos del usuario, así como las suscripciones que tiene. Este elemento es reiterativo en varios periódicos y páginas informativas, lo que indica cierta referencia con la prensa más tradicional, aunque se trate de un nuevo programa numérico.

La columna de la izquierda se identifica con una foto y el nombre del usuario y a continuación se describen sus características. Destacan sucesivamente los enlaces Favoritos donde se desencadenan las últimas noticias, los mensajes y los eventos;  Grupos y Amigos que no necesita explicación; las Aplicaciones que contiene a Centro de aplicaciones, fotos, música, notas, enlaces y finalmente el Administrador de anuncios. Le siguen las Páginas y los Intereses donde se ubican las suscripciones y la adición de intereses, más una muestra de los amigos conectados.

En la columna de la derecha, quizás la menos visitada, se encuentran las personas que Facebook sugiere porque Quizás conozcas, de acuerdo con la información publicada.

Una vez identificadas las características de la página electrónica Inicio que consumen los usuarios, analicemos los contenidos publicados por un medio de comunicación para determinar los encuadres periodísticos. Tomaremos como referencia, las cuatro funciones básicas de encuadre, mencionadas por Robert Entman (1993): definición de una problemática, atribución de responsabilidad o causalidad, valoración moral y la definición de un tratamiento. En cada una de estas variables se identifican las palabras clave (ideas y conceptos centrales) y los principales recursos discursivos empleados (asociación, comparación, ejemplificación y otros). Uno de los post publicados en el rotativo cubano Juventud Rebelde, este martes 7 de agosto, servirá de muestra aleatoria para arribar a conclusiones.

El primer post se refiere a la información Robeisy avanzó, publicada en la sección de Deportes. La problemática es el avance del pugilista cubano “y no paró hasta conseguir una mínima ventaja de 5-4”; la responsabilidad se determina a partir de “el jovencito de 18 años” —aunque no se menciona el nombre—. Las otras funciones de encuadre: valoración moral y definición de un tratamiento no aparecen en el post aunque se perciben en la información enlazada. Así el periodista valora el triunfo “sólida defensa, buen desplazamiento y efectividad en los intercambios garantizaron el bronce que firmó con su victoria” y la definición del tratamiento “ahora tendrá que buscar su entrada a la discusión de medallas frente al irlandés Michael Conlan”.

Las palabras clave en cada una de las funciones de encuadre determinadas se pueden clasificar en: pugilista, ventaja, jovencito, sólida defensa, victoria, medallas. Y entre los recursos discursivos empleados podemos citar algunos: primero hay una comparación entre el “jovencito de 18 años y el subcampeón mundial”, luego hay una asociación del pugilista cubano a “un toro enfurecido” para remarcar aún más su victoria. No se encuentran ejemplificaciones ni otros recursos.

Luego de analizar las 4 funciones básicas de encuadre con sus palabras clave y recursos discursivos en esta muestra aleatoria, podemos llegar a varias conclusiones:

  • queda demostrada la efectividad de la Teoría de Encuadre para el análisis de informaciones y enlaces en las redes sociales.
  • el rotativo Juventud Rebelde compartió un link de la información Robeisy avanzó a través de un encuadre donde se determinan estructuras estilísticas que orientan al discurso hacia la definición de una problemática y la atribución de responsabilidad, permitiendo que el usuario conozca más detalles de la nota una vez que la lea completa en la página del periódico.
  • a partir de este análisis podemos pensar en las estrategias de encuadre del periódico Juventud Rebelde en Facebook, las cuales se orientan a largo plazo alrededor de un discurso y una agenda temática coherentes con la proxemia de las notas y el público al que van dirigidos.

Los encuadres periodísticos nos obligan a pensar que la información —como poder simbólico— es un producto comerciable que transita por diversos filtros hasta llegar al público más heterogéneo. En Facebook, periodistas, periódicos y público en general comparten una misma información a través de sus herramientas de selección, jerarquización y finalmente encuadre. Los social media son hoy otro soldado potente en la guerra por el posicionamiento y la visibilidad de las noticias en el ciberespacio. El periodismo y los periodistas tenemos en este sentido, otro camino que transitar, haciendo caminos sobre la misma marcha.

Bibliografía:

CAMUS, Juan Carlos. Tienes 5 segundos. Disponible en http://www.tienes5segundos.cl.
ENTMAN, R. (1993). Framing: Toward clarification of a fractured paradigm. Journal of Communication, pdf.
GILLMOR, Dan (2004). We the Media. Oreilly.com. Disponible en Web: http://oreilly.com/catalog/wemedia/book/ch02.pdf
MERODIO, Juan. 365 días (y noches) de Marketing 2.0. El inicio de la e-década, pdf.

No hay comentarios:

Publicar un comentario