jueves, 9 de agosto de 2012

Nancy y Dagoberto: a galope con los sueños


Dagoberto Gaínza y Nancy Campos - Grupo de teatro Ados Manos

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

ACTO PRIMERO

(Sube el telón y la escena muestra un paisaje urbano correspondiente a la calle Heredia de Santiago de Cuba. Por ella caminan dos actores conversando, como si fuera la primera vez)

Dagoberto  : (ASOMBRADO) ¿Te acuerdas Nancy? De 1968 hasta acá ha llovido mucho.
Nancy      : ¿Cómo lo voy a olvidar mi amor? Parece que fue ayer que iniciamos el conjunto dramático de oriente.
Dagoberto  : (RECORDÁNDOSE) Fue con aquella obra…
Nancy       : “La Reina del Bachiche”, bajo la dirección de Miguel Lucero.
Dagoberto  : ¡Esa misma!
Nancy       : ¿Y quién iba a pensar que después fundaríamos el Cabildo Teatral Santiago?
Dagoberto  : ¡Nuestro primer proyecto Nancy: Calibán teatro!
Nancy      : Si no recuerdo mal, estrenamos la pieza “El conde Alarcos” de José Jacinto Milanés.
Dagoberto  : ¡Y como subimos y bajamos las lomas de la Sierra Maestra con el EJT!
Nancy        : ¡Ah… qué tiempos en la Casa del Caribe o lo esquina del fuego, hoy galería “La Confronta de la UNEAC!
Dagoberto  : ¡Hoy soñamos a dos manos! ¿Qué son en verdad, más de 40 años de trabajo, Nancy?

(Baja el telón de improviso. Cesa la música. (EN OFF) -¡Tiempo de intermedio!)

Esta escena extraída de cualquier sitio de la imaginación, bien podría ser el pretexto para rememorar más de cuatro décadas de vida artística de los actores Nancy Campos y Dagoberto Gaínza. Oriundos de Santiago de Cuba, han ofrecido su arte en varios escenarios nacionales e internacionales; la vida los ha unido en el trabajo, en el amor y en el éxito profesional.

En él encontramos una suerte de Quijote y Santo Patrono de la ciudad; ella como la Dulcinea de sus sueños, dirige “Lorca”, canta y baila también. Incontables son los premios que han obtenido: la Réplica del Machete de Máximo Gómez, reconocimientos por el Ministerio de Cultura, Festivales de Camagüey, Pinar del Río, La Habana, Matanzas y Máscara de Caoba. Recientemente premios en Almagro y Cádiz, España; Fiesta de las artes en Naucalpán, México; además del cariño de su pueblo.

¿Dos “viejos” pánicos…?

Reuniones en casa de la doctora Olga Portuondo, funciones con niños de varias escuelas, calle Corona, esquina Reloj y Enramada, Cines Capitolio y Latino… todas las plazas y parques de Santiago de Cuba reconocen las pisadas de Nancy y Dagoberto, quienes carentes de apoyo económico por las autoridades pertinentes, trabajan y reconocen el talento tanto en estudiantes como en camilleros de hospitales.

Nancy y Dagoberto son dos actores con sobrados valores morales y artísticos: no necesitan de la fama para expresarse. Aferrados a su tierra natal, cabalgan sobre los sueños y en tiempos de titanes, captan la realidad que se funde en una sonrisa o una lágrima, capaz de arrancar grandes ovaciones.

ACTO SEGUNDO.

Nancy        : Si veinte años no son nada… ¿Qué serán cuarenta, amor mío?
Dagoberto  : (CANSADO) ¡Ah, Nancy… me siento muy deprimido!
Nancy     : No importa que quemen los libros o piensen que  estamos loco… seguiremos luchando contra molinos de viento
Dagoberto  : ¿Pero qué nos falta por hacer?
Nancy         : ¡Vivir! Tú y yo habitamos mundos paralelos y esa es nuestra gran riqueza…
Dagoberto  : ¿Estás lista?
Nancy        : ¡Vamos amor, la ciudad nos espera!

(Cesa la música de Nelson Amé Gaínza y el director Ramiro Herrero, ordena bajar el telón. El público se levanta y aplaude entusiasta. Detrás de las cortinas hay dos corazones latiendo. ¡Bravo artistas! Esa es su gloria)

FIN DEL ACTO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada