sábado, 8 de diciembre de 2012

Las contradicciones de Alejandro Lescay Hierrezuelo

Doctor Jekyll y el señor Hyde

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

Fotos: cortesía del artista

Las contradicciones existenciales han estado presentes en la vida de múltiples artistas. El inglés Oscar Wilde, —a quien José Martí reconoció como “un elegante apóstol, lleno de fe en su propaganda”—, escondió en El retrato de Dorian Grey las realidades de un hombre.

El escocés Robert L. Stevenson por su parte, abordó con valentía los eternos problemas del bien y el mal en su más conocida obra El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Quizás fruto de su experiencia personal, a través de una corta vida llena de dolor y de enfermedades.

Alejandro Lescay Hierrezuelo, situado en otra geografía, con experiencias e imaginario distintos, refleja los conflictos que aquejan a las personas de su sociedad. Versus, da título a su más reciente muestra personal inaugurada el viernes 7 de diciembre, en el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño de Santiago de Cuba.

Una amplia gama de colores estridentes y fríos se destacan en las 9 piezas expuestas. Son obras de gran formato donde el artista emplea técnicas mixtas en el acrílico sobre lienzo. Por sus características, la exposición se puede clasificar dentro de los cánones del arte pop. El artista trabaja además la pintura informalista y el género retrato.

El discurso icónico trae a la actualidad personalidades que son parte del imaginario popular y los contrapone sutilmente. La obra American Nobel es un ejemplo de ello. Dos negros galardonados con el premio Nobel Barack Obama y Martin Luther King se miran en el lienzo y acaso discuten sobre la ejecución de proyectos.

American Nobel

Al indagar sobre la lucha intrínseca que circunda a los protagonistas de la expo, el joven Lescay declaró que “quería plasmar en cada cuadro los pro y los contra de las personas y los contextos políticos, culturales y sociales en que se desarrollan”. Y en relación con sus contradicciones personales, agregó: “yo pienso que los conflictos afloran no sólo en mí, sino en todos. Pero la confrontación de esas contradicciones en una misma obra, da como resultado un discurso nuevo, que es lo que quiero transmitir”.

Otra escena interesante en la muestra de Alejandro Lescay, son las instalaciones. El artista remarca los conflictos de la sociedad en que vive contraponiendo símbolos patrios. ¿Qué puede existir entre una bandera cubana y otra? ¿Cómo lograr el equilibrio y el desarrollo a partir de dos polos que no se atraen ni se repelen?

St
Lescay llega al punto clímax no solo al presentar las contradicciones que rodean las leyes naturales de la vida y de las cosas, sino al situarse en un eje paralelo. Es preciso entender la ingenuidad de algunos trazos con la fuerza dramática de lo que pudiera considerarse un graffiti en el mismo centro de cada cuadro.

El artista de la plástica Héctor Rodríguez Goderich también participa en la muestra personal de Lescay Hierrezuelo. La súplica del pobre niño rico es otra invitación a los conflictos cotidianos del ser humano.

La súplica del pobre niño rico

Versus es una reflexión. Un camino difícil que transita un joven en medio de un panorama árido como el que rodea a Santiago de Cuba en la promoción y producción de las bellas artes. El artista no descansa aun cuando sus obras estén expuestas. La renovación y el cambio deben partir desde la lucha al interior de uno mismo y de la sociedad, como proclama simbólicamente la obra del joven Lescay. 

La venganza del joker

Black and White

Tributo

XXI
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada