miércoles, 13 de marzo de 2013

¿Cuánto hicimos y cuánto faltó por hacer?


Jóvenes de la Universidad de Oriente de visita en la Universdad de La Habana. Foto: Bello

Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

¡Ah sí, acepto! Gracias por pensar en mí.

Tras esa afirmación pensaba en la aventura que sería estar al frente de un grupo de estudiantes de periodismo de la Universidad de Oriente, que viajaba a la capital cubana para un encuentro con sus homólogos de la Universidad de la Habana. Luego del júbilo sobrevino la crisis, pensé, respiré y entonces me enfoqué en los detalles. El ambiente ya no era como al principio.

La invitación venía del estudiante Raúl Enrique Franco Silva, presidente de la Federación Estudiantil Universitaria de la Facultad de Humanidades. ‒No podía negarme.

En el grupo se concentraban aspiraciones personales y colectivas. Al final resultaron 20 muchachos que trataban de hacer valer una premisa. Allí había de todo: gente de pueblo, nobles como la tierra, respingados, cultos, exploradores, responsables, vagos, facilistas…. Llegaron como locos, queriendo comerse el mundo.

Luego del recibimiento y los primeros saludos, comenzamos a vivir la experiencia. La primera de ellas estuvo marcada por la lejanía de la residencia estudiantil. Siete días en La Habana, con perdón de un largometraje, no es lo mismo en el populoso barrio del Vedado, que en Micro X de Alamar. Sin embargo, un joven criado en “provincia” no mira esos detalles y aprovecha cualquier espacio que le den.

La Habana —me atrevo a afirmar—, es como todas las capitales de este mundo. El tiempo no alcanza para lo que hay que hacer. Las personas siempre están de prisa, transporte, comidas, ocio y sexo, parecen ir contra reloj. Allí la vida le sucede a la gente, pero ellos a veces ni sienten que pasan por ella.

La enseñanza y el imaginario de la carrera de periodismo en la Universidad de La Habana son completamente diferentes al resto de las universidades del país. Si bien hablamos de los mismos planes de estudio, la interpretación y puesta en práctica es diferente, lo que se puede corroborar en el comportamiento de los estudiantes. La existencia de una Facultad de Comunicación permite mayor autonomía docente-metodológica y por otro lado, la ubicación de los salones de estudios fuera del perímetro del campus universitario, hace realidad que el estudiante de periodismo repiense y rehaga la sociedad donde vive.

Durante la visita a la Facultad de Comunicación en la calle G, del Vedado. Foto: Bello

Actualmente la vieja sede de la Facultad… ubicada en una casona ecléctica en la calle G, o de los presidentes, se instala en un edificio adyacente al de la revista Bohemia, donde existía anteriormente la imprente del magazín. De ahí saldrán los futuros profesionales en Periodismo, Comunicación Social y Ciencias de la Información.

El intercambio entre estudiantes fue fructífero. Algunos se conocían de antes y para otros era la primera vez. Hablamos de educación popular, de periodismo, de oportunidades y de la vida que se sentía por doquier.

La visita finalmente a la sede la Universidad de La Habana impactó a todos. El edificio del Rectorado con su pórtico afrontado; la Escuela de Ciencias, con su magnífico patio interior enmarcado por un lago portal corintio; y la Biblioteca General con su fachada Art Decó. El Alma Mater abrió los brazos y sonrió. Mientras transcurría la sesión de instantáneas, me imaginaba a líderes como Julio Antonio Mella o José Antonio Echeverría caminando vivos, y recordaba aquellas escenas de la fracasada revolución del 30, reflejadas en la novela Paradiso de José Lezama Lima. 

Durante la visita a la Universidad de La Habana. Foto: Bello
 
¿Cuántos intelectuales han pasado por el Alma Mater? ¿Cuántos pensadores, filósofos y científicos la han sentido como su casa particular? ¿Cuántos han regresado a ella? Fidel dijo en su tiempo: “Aquí me hice revolucionario”. Creo que los jóvenes de hoy también hacen sus propias revoluciones y se definen en torno a lo que serán más tarde.

Al día siguiente sostuve un encuentro con el periodista Dr. Raúl Garcés. Hombre de radio y de sonidos, dispuso unos minutos para hablar de su tesis doctoral, los nuevos procesos que tienen lugar en las redes sociales y el futuro más cercano del periodismo. La conversación fluyó espontáneamente como si estuviéramos en uno de los paneles que conduce en el espacio televisivo La Mesa Redonda del canal Tele Sur. Aquella mañana me encontré con un hombre donde la academia y el ejercicio del periodismo son uno solo.

En la tarde asistimos a la inauguración de los XLV Juegos Caribe. Aunque no vestimos los pulóveres de la Facultad de Comunicación, desfilamos por el estadio universitario gritando a los cuatro vientos las consignas ensayadas. Todavía resuenan las preguntas y respuestas, que funcionan como leit motiv de estos juegos.

¿Quién vive?
Caribe.

¿Quién va?
Universidad.

¿Quién dirige?
La colina.

La inauguración de los Juegos Caribe. Foto: Bello

Los días sucesivos fueron de fiesta y visitas a lugares de interés, también reclamados por los estudiantes. La amistad era una flor que se regaba todos los días, a pesar de las diferencias de pensar y de actuar. El regreso, tortuoso por demás, tampoco puede olvidarse.

El tiempo que dura el paso por la Universidad marca la vida de cualquier estudiante. En 5 ó 6 años se resumen las materias y las lecciones que no se olvidarán jamás. Allí quedan los amigos, los compañeros de ahora y de siempre, los momentos felices, los tristes y halagüeños.

Ellos quizás no lo saben, pero el encuentro con sus coterráneos de la Universidad de La Habana fue una consolidación de experiencias y actitudes. Una característica en los periodistas, es el reconocimiento de haber estudiado la carrera más allá de los límites provinciales o nacionales. El encuentro futuro será desde el ejercicio de la profesión, donde los recuerdos aflorarán alguna que otra lágrima y dejarán entrever cuánto se compartió y cuánto faltó por hacer en cada minuto vivido. 

A continuación, algunas de las instantáneas que recogen momentos del viaje y del encuentro.
 








 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada