viernes, 15 de marzo de 2013

“El cine está renunciado a los cánones, a las camisas de fuerza, a los géneros y está permeándose de todas las técnicas”


El crítico y ensayista Frank Padrón impartió una conferencia magistral sobre los nuevos aciertos del cine documental, durante el 13 Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in memoriam.


Foto: Internet


Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu


 El Centro Cultural Cinematográfico Rialto de Santiago de Cuba, acogió los debates y las muestras del 13 Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in memoriam, que se celebró del 7 al 12 de marzo. 

Allí el escritor, ensayista y crítico de cine pinareño Frank Padrón impartió la conferencia “Documental hoy: límites difusos entre la (no) ficción”


El conferencista centró su atención en los nuevos caminos que toma el cine documental, a partir de una resemantización de los discursos audiovisuales y una hibridación que mezcla procedimientos narrativos de las más diversas fuentes. Uno de los ejemplos analizados fue el documental Las hurdes, tierra sin pan (1932) de Luis Buñuel, donde los especialistas han demostrado las manipulaciones del director para lograr los objetivos que se había propuesto.

El autor de libros como Más allá de la linterna (2000) y La profesión maldita (2005), debatió además sobre las tendencias del documental en las últimas décadas, las cuales hibridan los géneros de ficción y documental.

Dentro de la ficción estamos viendo ejemplos donde hay un extrañamiento brechtiano. Los propios actores comienzan a declarar ante la cámara como si estuvieran respondiendo a un director de documental y dentro de la diégesis fictiva, estamos viendo la intromisión documentalista. En este caso conviven los dos procesos.

En otro momento de su conferencia, Frank Padrón disertó en torno a las re visitaciones del cine documental de hoy: Ha tomado una gran fuerza el llamado documental de puesta de escena que implica una organización de los elementos dramáticos por parte del realizador. El director da libertad absoluta a los personajes, para que ellos dialoguen, representen y ejemplifiquen una escena lo cual aporta una riqueza ontológica estética mucho mayor al documental.


Padrón explicó además las perspectivas de monólogo y dialógica que tienen lugar en el cine documental, donde el narrador y el personaje protagónico coinciden en un mismo punto de vista narrativo, aunque pueden existir otros recursos tradicionales como escribir en pantalla un dato o una cifra.

Por otro lado, hay directores como Fernando Pérez que apuestan por una perspectiva dialógica. En Suite Habana (2003) por ejemplo, Pérez pone en pantalla la construcción de una familia reunida en la mesa y lo que sucede allí, pero lo vemos a través desde un punto de vista de construcción dramática y puesta en escena.


Una de las últimas tendencias explicadas por Frank Padrón fue el falso documental y la presente del cine de animados y del video clip en el documental. A propósito declaró:

Recuerdo a un director pinareño que estaba haciendo un filme sobre un famoso pelotero de Pinar del Rio. En el material se entrevistaban a historiadores y comentaristas deportivos y con toda la seriedad del mundo, asistimos a la difusión de un personaje completamente apócrifo. Este falso documental es hoy realizado con una perspectiva no sólo lúdica o bromista, sino desde la más profunda seriedad. La idea es que el espectador reflexione a estos sucesos que le propone el documentalista.

El cine documental del futuro estará permeado de todas las técnicas. Son mezclas genéricas, hibridaciones que enriquecen al género y lo lanzan a otras perspectivas estéticas. De acuerdo con Frank Padrón: eso nos da la dimensión de que el cine está renunciado a los cánones, a las camisas de fuerza, a los géneros y está permeándose de todas las técnicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada