martes, 12 de mayo de 2015

Cristo vive… ¡Qué arda tu corazón!




Enrique Pérez Fumero
enriquep@rect.uo.edu.cu

El encuentro con Jesús resucitado es un acontecimiento que interpela, detiene el tiempo, cambia la vida de cualquier persona. Al igual que le sucedió a los discípulos de Emaús cuando sintieron que el corazón les ardía, los jóvenes de la diócesis santiaguera recorrieron este camino durante la celebración de la Pascua el sábado 2 de mayo, en el seminario San Basilio Magno. 

El jubileo constó de 3 etapas. La primera de ellas era una liturgia especial a cargo del padre salesiano Whilhem, que tuvo por centro al texto del Camino de Emaús, en sintonía además con el nuevo plan pastoral de la iglesia en Cuba. Aquí los jóvenes tuvieron momentos de reflexión personal y colectiva e hicieron un camino con frases y hechos concretos que les desaniman y les impiden vivir la fe. Una representación de Jesús les acompañó en este proceso de discernimiento que culminó con el saludo de paz y la fracción y comunión del pan, símbolo de unión al sacrificio único de Cristo.

Luego la Pascua juvenil devino fiesta musical para compartir la alegría del resucitado. Dinámicas de participación, cantos y competencias de bailes populares, junto con la actuación del grupo santiaguero Los Guanches animaron la tarde noche de la jornada. Los jóvenes participantes fueron al encuentro con Jesús y se renovaron porque el corazón les ardió. Ahora les toca regresar al Jerusalén de sus vidas para hacer lío, como quiere el Papa Francisco, y anunciar a un Dios vivo.